El gremio fetichista gradualmente va aumentando y se va abriendo puertas en la sociedad. Olèeee!!

Estas puertas cada vez se parecen más a las puertas que se le han abierto al  sado en nuestra cultura, sabemos que hay personas que lo hacen, pero no tenemos ni puta idea de ellos, ni de lo que pueden llegar a sentir…

Este artículo quiere ayudar a despejar todas esas dudas a la gente no-fetichista que se pasea por laperfumista.es.

¿Por qué el fetiche es tan incomprendido?

Nuestra sociedad se basa en patrones que establecen lo que es común, y cuando algo se sale fuera de lo común juzgamos, murmuramos, reprendemos, etc. Y…¿Quién marca estos patrones? Lo común y bien visto es lo que la mayoría hace… Lo normal en nuestra sociedad es disfrutar del sexo en postura misionero porque la mayoría lo así lo disfruta…

Pero entonces, ¿El fetichista siente que hace algo malo, raro o por lo que deba ser criticado?

Lo que siente un fetichista es completamente normal, cuando el fetichista practica su fetiche siente lo que cualquier persona ”normal” cuando besa ,toca o hace el amor a la persona que amas. Un fetichista se siente saciado, tranquilo y orgulloso de sus prácticas. (O así debería sentirse)

Al contrario de lo que la mayoría pueda pensar, un fetichista no se pone simplemente con oler unas bragas usadas, para excitarse hay que crear una atmósfera especial, al igual que cuando cualquier persona normal se masturba.

Cuando un fetichista se queda pasmado mirando vuestros pies, no significa que esté cachondo… seguramente mira porque le parezcan bonitos, o porque le guste el color de uñas que llevas…

Otra cosa  que la sociedad piensa sobre el fetichista es que es incapaz de mantener relaciones sexuales normales…. esto tampoco es cierto, esto le ocurre a una minoría de personas fetichistas y además cuando esto ocurre el fetichismo deja de ser algo saludable y pasa a ser considerado enfermedad…. La gran mayoría de los fetichistas somos geniales folladores…

Y, ¿Qué tipo de personas son fetichistas?

La mayoría de borregos cuando se imaginan a un fetichista piensa en un tipo viejo y pervertido que se dedica a oler bragas de jovencitas o maduritas mientras se roza la polla en cualquier lugar… ¡GRAN ERROR! Seguramente habrá viciosos asquerosos que además sean fetichistas, pero como en el mundo ”normal” no son la mayoría, y pervertidos, desgraciadamente, hay en todas partes…. Los fetichistas somos NOR-MA-LES, tenemos vidas CO-MU-NES y corrientes y no tenemos ningún tipo de trastorno sexual. Seguramente conoceís a infinidad de fetichistas y ni siquiera os habeís dado ni cuenta.

Entonces, ¿Ponerse cachondo oliendo unas bragas sucias es raro?

 

¡NO!  ¡NO! y  ¡NO!! Si has llegado hasta aquí y te sigues haciendo esa pregunta, vuelve al inicio y comienza a leer de nuevo…

Sólo dejo caer una cosa… Unas tetas, un culo, un pene, un cuello…Un consolador, unas bolas chinas, una muñeca de goma ¿Ver  eso y excitarse es normal? ¿Entonces? ¿Cuál es el problema?

Espero que después de este artículo todo el mundo que entre en laperfumista.es sea LIBRE de  vivir y experimentar con su fetiche…

Un saludo Perfumeros!